visitas.



Visitas,
conversiones,
las marchas de cadáveres…
estos divinos
sepulcrales
son exquisitas palmatorias,
juntan y pegan,
las palabras del credo
y emoción.
Beatifiquemos la cólera,
la pasarela de tus depravadas
conclusiones.
Flamean la bandera
del asta que enhiesta
en tu culo,
recita
poemas de amor.
Laúdano y libaciones,
bebamos de tu cicuta reducida
y carguemos la bala borracha…
Otra vez, por qué no,
para despedirnos
con fuegos de artificio
y quizá
si queda tiempo,
una meneada
y revolución...


AUTOR: DANIEL ROJAS P.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado.